Coge 3 | El agua, el nuevo oro.1ª Parte
22447
post-template-default,single,single-post,postid-22447,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

El agua, el nuevo oro.
1ª Parte

El agua, el nuevo oro.
1ª Parte

 

Vivimos en un país de contrastes, estamos a punto de celebrar (de nuevo) elecciones, y vemos alguna promesa electoral que la verdad, nos da la risa, independientemente de que partido político provenga, reducción de impuestos, incluso en el servicio de agua, un servicio que debería garantizarnos en nuestras casas un agua de calidad, sin sabores raros y sacado de alguna posible avería, su gestión y funcionamiento debería garantizar ese bien natural para todo el mundo, pero, entonces, ¿Por que existe un negocio en nuestro país de más de 1200 millones de euros? ¿Quienes controlan los 162 manantiales de nuestro país? ¿Como es su gestión y lo que es peor, como un producto natural como el agua acaba dentro de una botella de plástico, un producto altamente contaminante tanto para la naturaleza como para los consumidores.

Vamos por partes a desgranar este “misterio”, que esperamos que con esta lectura os quede un poco más claro el por que de nuestra insistencia en dejar de consumir agua embotellada.

La primera respuesta esta clara, las multinacionales han visto en el agua el negocio del siglo pero no solo eso, sus campañas agresivas incentivando su consumo, publicidad engañosa,(porque aunque dependiendo de la zona una agua puede tener mas o menos cal, pero siempre será potable), han desplazado el uso de un bien que nos da la  naturaleza y que en nuestro país esta extendido al 97% de la población, para hacernos ver de forma indirecta, que beber agua del grifo es malo e insalubre debido a los productos que se usan para su “depuración” antes de ser consumida, pero, ¿Cualés son esos productos que se usan para la depuración? ¿Cuál es la norma que rige este tratamiento? Y lo más importante, ¿puede el consumidor ver esos análisis?

Datos extraídos de la web del ministerio de Sanidad.

¿Qué sustancias se pueden utilizar para el tratamiento de potabilización del agua de consumo?

Únicamente se pueden utilizar aquellas sustancias activas que cumplan con el Real Decreto 140/2003, y que estén listadas en el anexo de la Orden sobre sustancias para el tratamiento del agua destinada a la producción de agua de consumo humano y en las condiciones de utilización descritas en dicha Orden. Esta norma se actualiza periódicamente.

¿Existe algún listado de los materiales autorizados para el uso en contacto con agua de consumo?

“No existe ningún listado de materiales autorizados para el uso en contacto con agua de consumo.

No obstante, los materiales en contacto con el agua de consumo deben cumplir:

Lo dispuesto en el artículo 14 del Real Decreto 140/2003, en cuanto a que los productos que estén en contacto con el agua no transmitirán al agua de consumo humano sustancias o propiedades que contaminen o empeoren su calidad y supongan un riesgo para la salud de la población abastecida.

Actualmente se está elaborando una normativa de criterios técnicos para los productos de construcción en contacto con el agua de consumo por parte del Ministerio de Industria con la colaboración del Ministerio de Sanidad.

Entretanto se recomiendan dos aspectos a tener en cuenta desde el punto de vista sanitario:

•Si bien, el agua de consumo se excluye expresamente en la legislación alimentaria sobre materiales en contacto con alimentos, una condición favorable a la hora de seleccionar y demostrar la adecuación de los materiales, es que sean aptos para entrar en contacto con los alimentos. En caso de existir, deben adjuntarse las pruebas de aptitud para la concesión del correspondiente logotipo «calidad alimentaria».

•Los productos de construcción en contacto con el agua de consumo comercializados que cuenten con certificaciones de otros países, con sistemas de aprobación de reconocido prestigio con estándares europeos o asimilables.”

¿Puedo conocer la calidad del agua de consumo de mi ciudad?

Sí, puede conocer la calidad del agua de consumo humano de su ciudad a través del acceso del ciudadano que tiene habilitado este Ministerio en el Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo (SINAC Se abrirá en una ventana nueva. ), o puede preguntar en su Consejería de Sanidad, empresa abastecedora o Municipio.

¿Qué puede deteriorar la calidad del agua de consumo?

A medida que se incrementa la demanda de agua, y por tanto la búsqueda de nuevos recursos hídricos, pueden aparecer problemas relacionados con la calidad del agua, generalmente producidos por la contaminación. Esta contaminación puede producir un cambio en la composición física, química o biológica del agua por la introducción de sustancias o microorganismos indeseables capaces de suponer, bajo determinadas circunstancias, un riesgo para la salud de las personas a corto o a largo plazo.

Hace años, o como sucede aún en muchos países en desarrollo, los riesgos más frecuentes asociados al agua de consumo eran las enfermedades infecciosas de transmisión hídrica; como por ejemplo el cólera, el tifus o la disentería. Sin embargo, en países desarrollados e industrializados como España, hoy en día los riesgos sanitarios se asocian cada vez más con la exposición a contaminantes de origen químico. Esta creciente preocupación se ve reflejada en las políticas de la Unión Europea.

Las fuentes de contaminación procedentes de determinadas actividades industriales, ganaderas, agrícolas, urbanas e incluso de fuentes naturales; pueden deteriorar el agua en origen, en las captaciones, las aguas subterráneas, o en otros puntos de la zona de abastecimiento.

Una mala gestión durante el tratamiento, almacenamiento o distribución del agua, también puede generar riesgos sanitarios. Los problemas más frecuentes son:

•Problemas en el tratamiento de potabilización del agua por inadecuada aplicación o dosificación de aditivos y sustancias utilizadas en esos procesos. En determinadas circunstancias, pueden generarse subproductos tras el tratamiento. Sin embargo, un tratamiento por defecto (por ejemplo: una inadecuada o nula dosificación de desinfectante), también puede originar problemas.

•Problemas en las redes de distribución (canalizaciones), cuando se realiza una inadecuada elección de los materiales, o por su estado de conservación (ej: corrosión). Así mismo, un adecuado diseño de las redes, evita la recontaminación del agua de consumo (Ej: red de distribución de diseño mallado que no permita zonas de estancamiento del agua).

•Problemas con las instalaciones interiores, ya sea por una mala elección o conservación de los materiales de las tuberías, por unas malas prácticas de instalación y mantenimiento, o por la edad del inmueble; lo que puede producir alteraciones de la calidad del agua dentro de las casas, establecimientos, hoteles, colegios, hospitales, etc.

•Problemas con los depósitos privados y aparatos de potabilización doméstica que no son adecuados, o no se mantienen correctamente (limpieza y revisiones).

Descritos ya estos tres puntos que consideramos vitales para continuar con nuestro articulo, vamos a ahondar en el problema del agua embotellada, impacto ambiental, problemática de envases y lo más impactante, quienes controlan este negocio de un bien universal como es el agua, por que si amigos, no debemos olvidar que el ciclo natural del agua no necesita de la mano del hombre para su proceso, por lo tanto, ¿Por que debo pagar por algo que la naturaleza me proporciona? Y decimos pagar en el aspecto del agua embotellada, ya que sabemos que la red de abastecimiento tiene unos costes y para eso ya pagamos nuestros impuestos, por lo que pagar por el agua embotellada a parte de absurdo es simplemente un disparate.

¿Cuanto vale una botella de plástico?

España es el cuarto país de la Unión Europea (UE) en términos de producción de agua mineral, por detrás de Alemania, Italia y Francia. Pero lo que es más interesante es que es el tercero en consumo, tras Italia y Alemania. Y eso significa que todavía hay mercado.

“Cada céntimo cuenta en una categoría como la del agua, donde cada línea de coste se vigila al extremo para evitar sorpresas en la cuenta de resultados”, afirma David Carrera, responsable de la Unidad de Negocio de Aguas de Coca-Cola Iberia. Y añade: “El coste de un litro de agua envasada puede variar desde menos de siete céntimos el litro hasta superar los 28 céntimos dependiendo del tamaño y tipo de envase así como de los volúmenes de producción”. Ya se sabe: a mayor volumen de envasado, mayores son las economías de escala y menores los costes.

Otra firma más pequeña, que prefiere mantener el anonimato, cifra el coste total de fabricación en doce céntimos, de los que siete corresponden al envase. Según esta compañía, de esa cantidad, el 60% corresponde al recipiente, entre el 8% y el 9% a la etiqueta, el tapón y el agua (tan pequeño es el coste del líquido elemento que no lo desagrega de otros conceptos), otro 8% al transporte y el 16% a gastos de personal. La diferencia entre esos doce céntimos y lo que acabamos pagando en el supermercado es el margen del supermercado y del envasador.

Al extrapolar los datos, resulta evidente que el recipiente es mucho más caro que el contenido. De hecho, se estima que, como mínimo, el 90% del coste real de una botella de agua en una tienda se debe a elementos distintos al agua: embotellado, transporte, distribución… “La botella y el etiquetado se llevan el grueso del coste. El agua en sí misma oscila entre el 1% y el 2% del precio final, es decir, que es insignificante”, apunta el profesor de Nebrija Business School.

Entonces, ¿que estamos pagando? Como apuntamos anteriormente, campañas de marketing y un envase que tardamos en usar tres minutos y su degradación se estima en mil años, ¿es sostenible este sistema? Otro dato curioso, si comparamos lo que cuesta el agua embotellada con el agua del grifo, podemos decir que le gana, y por goleada. Según un estudio de la Unión de Consumidores y Usuarios (OCU), un litro del grifo cuesta 0,0014 euros. Si se trata de agua envasada, esa cifra alcanza los 0,33 euros. Diferencias que, en algunos casos, pueden ser entre 250 y 1.000 veces superiores, 1000 veces!!!!!

Advierte Peter Gleich:

“Temo que la disponibilidad de agua envasada como alternativa al agua limpia y segura municipal frene las presiones internacionales para proporcionar agua segura a todos los seres humanos. (…) Por coste, por controles y por equidad, el agua embotellada no debe dejar de ser una solución temporal y nunca debe sustituir al suministro público, porque quienes más problema de acceso tienen, los países pobres, se verían obligados a pagar precios inflados por un agua proporcionada por vendedores privados o empresas de agua envasada”. Y el pasado Foro del Agua concluyó que en 2025, el 60% de la población mundial no tendrá acceso a agua limpia y de calidad.

Al leer esto no os preguntáis el por que de esto, nosotros si y una respuesta la obtenemos solo con comentar lo que el Presidente de Nestle dijo en su día, el agua es un bien de consumo y no debe ser gratis, ese es el problema, las multinacionales que controlan el mundo han visto en el agua el nuevo producto estrella para inflar sus beneficios.

 

Continuará…..

No hay comentarios

Post a Comment